Conmigo, hasta el fin del mundo: Crónica de un viaje que aún no termina.

Aterricé en Buenos Aires una primavera, para tomar vacaciones de mi adicción al trabajo y superar el ser estudiante de postgrado frustrada. Pensaba que lo único que podía ayudarme a cambiar era irme al fin del mundo y estaba dispuesta a intentarlo.

Según el mapa, el “Fin del Mundo” está en la Patagonia argentina y llegar ahí puede hacerse fácil y rápido por avión o despacito, ejercitando la paciencia en un autobús. Cuando llegué al Terminal de Ómnibus de Retiro, el cartel de la taquilla decía “Capital Federal – Trelew = 20 hrs.”. Sí, mi viaje soñado al sur comenzaría rodando por carreteras australes infinitas, flaquitas como las paticas de una garza, que me llevarían muy lejos… Sola.

7 preguntas para Alex Atala: “Yo siempre estoy intentando aprender”.

Una cálida noche de primavera me dio la oportunidad de conocer al reconocido chef brasileño Alex Atala, durante un cóctel ofrecido en su honor en el restaurante El Baqueano, ubicado en la capital argentina. Luego de una conversación muy animada, que puso a prueba mi portugués y mis nervios de acero, accedió a contestar on the record algunas preguntas para WineStyle Travel, con una espontaneidad inesperada y una risa muy contagiosa.

El día en que mi estilo de vida se volvió la norma

Rara, siempre me han dicho que soy rara. Pero en Abril de 2019, tomé la decisión de pasar más tiempo en mi casa, sola, en silencio, enfocada en mis deseos, mis ideas y mi intuición. Ya trabajaba de forma remota, así que no fue difícil ajustarme a los 38 metros cuadrados que componen mi pequeño mundo. 

Las críticas no faltaron, tampoco las autoinvitaciones a “hacerme compañía” como si estuviera enferma. Hubo quien realmente se preocupó y trató de diagnosticarme a través de mensajes y Whatsapp. Pero mi rutina de trabajo, meditación, yoga y lectura no excluía, ocasionalmente, un día en un café coworking, una cerveza con amigos y salir a caminar sin destino definido. Encontré paz y espacio para mí.

La experiencia Pelourinho

Los altos y modernos edificios del centro financiero, los centros comerciales y barrios de clase alta contrastan con la imagen colonial que Salvador muestra a través de sus postales. 

El centro histórico de Salvador está lleno de casas coloridas, bahianas, percusionistas e iglesias, 365 de ellas, para ser más precisos. Pero no hace falta un año para conocer este Patrimonio Mundial de la UNESCO. 24 horas son suficientes para sumergirse en la magia del Pelourinho, solo hace falta abrirse a ella. Hay mucha música, mucha historia y mucha gastronomía para conocer.

Argentina en cuatro platos

Comer en Pura Tierra es mucho más que una experiencia gastronómica. Al prestar cuidadosa atención, los ingredientes presentes en cada plato revelan la identidad de un chef, de su equipo y del país al que representan. 

Una casona con entrada discreta. Un portón de madera que se abre para acoger a cincuenta comensales y hacerlos sentir casi como en casa. Ese es el escenario donde, noche a noche, Martín Molteni y su equipo trascienden la acción de cocinar para desplegar una mezcla de historia, geografía, cultura y productos que alimenta a quienes los visitan.

Aceite de oliva: lo que nos falta por descubrir.

Nos han dicho que es bueno para la salud, que tiene un alto valor nutricional y que suma atributos a la comida. Aun así, en Argentina se consumen solo 200ml por año de aceite de oliva, un producto tan valioso como desconocido en el país. 

Para quien rara vez condimenta sus ensaladas, como yo, el aceite de oliva es la botella que pasa desapercibida en la mesa. Pero en mi memoria permanece aquella crostata con queso parmesano y aceite de oliva que sirvieron en un almuerzo hace 10 años. Esa que intenté imitar en casa sin mucho éxito porque, aunque el queso y el pan eran buenos, el aceite usado no era el mismo.